Transtornos del ATM: una mirada integral

 

El artículo publicado a continuación es fruta de un trabajo en equipo entre odontólogos y osteópatas.

 

¿Qué es el ATM?

La articulación temporo mandibular (ATM) es la articulación responsable de la masticación. Esta posee un cartílago, unos ligamentos , unos músculos y un disco articular (cartílago), este útimo cuando no està en su posición correcta, es el principal responsable de la disfunciones de la ATM

En ocasiones este disco puede verse desplazado de su normal disposición en la articulación por numerosas causas : bruxismo , alteraciones oclusales, golpes y traumatismos , etc… Cuando esto ocurre, esta articulación entra en disfunción, pudiendo aparecer chasquidos o ruidos articulares y provocando síntomas asociados como dolor orofacial , cervical, cefalaleas e incluso cuadros migrañosos. Además en numerosas investigaciones se ha asociado disfunciones de la ATM y alteraciones de la oclusión con alteraciones posturales.

En los últimos años se han producido cambios importantes en cuanto a la comprensión de la disfunción temporomandibular,  sus causas, y los métodos de tratamiento, pasando cada vez a una visión más integradora e interprofessional.

 

Odontología y osteopatía una fórmula infalible

Mediante el trabajo interdisciplinar entre odóntologos, fisioterapeutas y osteópatas es posible la mejora de estos síntomas, estabilizar y mejorar estas disfunciones articulares y a tratar estos desajustes posturales en caso de que se hayan producido.

A través de la fisioterapia , es posible aliviar ciertos síntomas, como por ejemplo :

  • Disminur progresivamente el dolor en la musculatura masticatoria, en la articulación y en los oidos.
  • Mejorar los ruidos articulares.
  • Disnminuir la dificultad para abrir y/o morder
  • Mejorar el dolor de cabeza, mareos, pérdida de audición y zumbidos.
  • Eliminar el trabado de la boca al abrir o cerrar la mandíbula.

Además, mediante la osteopatía trataremos de mejorar posibles alteraciones posturales que se hayan producido para intentar compensar estos desequilibrios articulares.

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *